viernes, 18 de noviembre de 2011

Oda a la aldaba


¡Oh, aldabas! Si Borges pasaba horas observando las puertas de las casas, tengan por seguro que se debía solo a las aldabas.

Quien se atrevió a profanar el espíritu del dulce hogar aporreando a las benditas puertas cerrando el puño como un bárbaro, merece ir a la horca.

Los timbres electrónicos que han infectado las casas del mundo como un cáncer, nos alejan cada vez un poco más del contacto real entre los hombres y nos acercan peligrosamente hasta la inhumanidad, como todo lo que nos trajo el siglo XX.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada